encuentro sexual

¿Conoces el fingering? ¡Te encantará!

¿Sabías que el fingering puede ser una excelente alternativa para mejorar de manera considerable tus encuentros sexuales? ¡Sí! Hablamos de una técnica que está al alcance de tus manos (literalmente) y que va a provocar una serie de emociones y sensaciones extraordinarias entre tu pareja y tú.

Aunque si bien no es una práctica nueva, la verdad es que muchas personas desconocen la manera correcta de aprovechar todos los beneficios que tiene para ofrecer.

Es por esta razón, que hoy te hablaremos de manera detallada de lo que representa el fingering y la forma correcta de llevarlo a cabo, para que tanto tú como tu pareja, puedan sumergirse en un mundo de sensaciones y placer extraordinarios en los que podrán conocerse y explorar sus cuerpos de una manera más efectiva. ¡Quédate hasta el final!

¿Qué es el fingering?

Iniciemos con la conceptualización de este término. Se le llama “fingering” a lo que en español puede traducirse como “dedeo”, lo cual también se puede tomar como una forma de masturbación que se realiza de un individuo a otro. En el que se usan los dedos para estimular el área de la vulva, vagina e incluso el ano.

Por lo que, es una excelente manera de iniciar una relación sexual o de entrar en clima con tu pareja. Puesto que un buen fingering puede llegar a estimular e incluso excitar en gran manera al individuo receptor.

Además de ello, es una excelente forma de explorar y conocer el cuerpo de tu pareja y más aún si estáis en vuestros primeros encuentros sexuales o simplemente lleváis poco tiempo de relación. Ya que proporciona una mejor apreciación de los gustos o preferencias del receptor.

Sin olvidar, que se echa a un lado la timidez en la relación y, no necesariamente, se necesita acudir a la penetración para tener un encuentro sexual óptimo y muy significativo para ambos.

¿Cuáles son las características de esta práctica?

Ahora bien, ¿qué caracteriza al fingering? La verdad es que son muchos los factores que se pueden identificar con el mismo. Y un buen “dedeo” es caracterizado por los siguientes aspectos:

  1. Se realiza entre parejas y no de manera individual.
  2. No solo estimula los genitales, también es capaz de ofrecer placer a otras áreas del cuerpo.
  3. Puede ser aplicado tanto para mujeres, como para hombres.
  4. No es necesario hacer uso de estimuladores, juguetes sexuales, ni del pene. ¡Con los dedos bastará!
  5. Jamás debe causar dolor.
  6. Puede hacerse tanto con ropa, como sin ella.
  7. Da la flexibilidad de ser empleado en una gran variedad de posiciones.

¿Quiénes pueden hacer uso del fingering?

Tal y como se mencionó en las características anteriores, se trata de una práctica que puede ser realizada entre parejas. Nunca debes realizar este acto a alguien que no esté relacionado sexual o sentimentalmente contigo, ya que debe haber una complicidad mutua para ello.

En otro orden de ideas, se puede hacer el “dedeo” tanto a individuos del género masculino, como femenino. Lo importante siempre va a estar en la técnica con la que se implemente, así como en el ambiente que crees con tu pareja.

¿Es posible llegar al orgasmo con este tipo de estímulos?

Esta es una duda muy común entre los principiantes y, la verdad es que sí que se puede llegar a lograr un orgasmo completo solo con la ayuda del fingering. De hecho, es mucho más fácil lograr que tu pareja tenga un orgasmo de esta manera, que con el sexo de penetración.

¿Por qué? Bueno, puesto que el “dedeo” permite estimular de manera más exclusiva las diversas zonas erógenas del individuo. Como lo son la pelvis, el vientre, los pechos, el cuello, el abdomen, las piernas, la entrepierna, la vulva, el ano, la vagina, el clítoris, etc.

La verdad es que se trata de una práctica bastante beneficiosa para conocer los deseos y gustos sexuales de tu pareja si apenas os estáis conociendo en esta faceta. Puesto que permite tener un mejor alcance a todo su cuerpo, así como observar las expresiones de la misma mientras te encuentras en acción.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de realizar el fingering a tu pareja?

En otro orden de ideas, antes de realizar un fingering a tu pareja, será necesario que tengas en consideración una serie de aspectos que te ayudarán a tener un encuentro mucho más placentero.

  • Es importante que cuides el estado de tus uñas, debes mantenerlas cortas para evitar lastimar a tu pareja mientras estimulas sus genitales. Y tus manos deberán estar siempre suaves y limpias.
  • Nunca deberás empezar con los genitales directamente. La verdad es que es recomendable que comiences acariciando otras partes de su cuerpo, mientras estás atento a los deseos de tu pareja y ver si quiere seguir avanzando a la zona genital o no.
  • Nunca te estanques en una única zona, ¡intenta ser creativo! Y estimula varias partes del cuerpo en diversos puntos del acto. Además, puedes estimular de manera simultánea zonas como la vagina y el clítoris, así como los senos y el área genital.
  • Puedes intentar pedir sugerencias a tu pareja e intentar lograr que te guíen en el recorrido de estimulación. Esto hará que puedas hacer un trabajo que lo satisfaga de mejor forma y, que incluso le haga llegar al orgasmo.
  • Nunca debes olvidar usar lubricantes cuando realices el fingering. Un buen lubricante a base de agua te ayudará a deslizar mucho mejor las manos, así como a minimizar en gran medida la fricción. ¡Verás que con el lubricante obtendrás mejores resultados!

¡Mejores técnicas para realizar el mejor fingering del mundo!

Ahora que conoces todos estos conceptos y aspectos a tener en consideración a la hora de realizar el mejor fingering de la historia, es hora de que te pongas cómodo y veas todo lo que debes hacer para lograr que tu fingering sea realmente placentero para tu pareja.

Empieza encontrando una buena postura

La postura es clave para esta práctica. Debéis encontrar una posición en la que ambos os sintáis cómodos. Esta puede ser con tu pareja acostada boca arriba en la cama y tú entre sus piernas, ella estando tumbada sobre ti, e incluso boca abajo, pero con una ligera elevación en la zona de su pelvis.

Hay muchas posiciones de las cuales podéis escoger, pero lo más importante es que encontréis una en la que ambos os sintáis cómodos.

Nunca pierdas de vista las expresiones de tu pareja

Luego será momento de comenzar acariciando su cuerpo, lo cual puedes complementar con la ayuda de pequeños besitos e incluso besos apasionados si así lo desean.

Pero nunca debes dejar de analizar a tu pareja, sus expresiones, así como sus movimientos corporales. Puesto que, esto te ayudará a saber si es momento de pasar al siguiente nivel.

No vayas de golpe a los genitales

Este es un punto que debes tener muy en cuenta. No importa qué tan desesperado estés por tocar sus genitales, ¡no lo hagas de golpe! Ya que esto puede hacer que tu pareja se sienta incómoda y se pierda el ambiente erótico que se ha creado.

Lo mejor siempre será comenzar con las caricias en sus zonas erógenas exteriores, tales como el cuello, las piernas, los labios, la pelvis, los pechos, etc., para posteriormente pasar al área de la vulva, el clítoris, la vagina e incluso el ano.

Sé creativo en cuanto a los movimientos e intensidad

Cuando ya te encuentres en un clima bastante satisfactorio y excitante, es hora de que te pongas creativo. ¿Cómo lo harás? Bueno, vas a combinar las pequeñas caricias, con leves presiones, movimientos circulares, hacia arriba y hacia abajo, e incluso puedes combinar soplidos, lamidas y mucho más.

Lo importante es no caer en la monotonía, ya que esto puede hacer que se pierda el estímulo por parte de tu pareja. ¡Pero claro! Nunca pruebes algo nuevo sin antes verificar que está siendo placentero para ella.

Mantén una buena comunicación hasta el final

La comunicación lo es todo. Si notas que algo no le está gustando a tu pareja sexual, ¡será momento de parar! Y verificar que todo esté en orden. ¡Recuerda! No solo importan tus deseos, también importa lo que ella sienta en cada momento del encuentro.

Esperamos que puedas convertirte en todo un experto del fingering con estos increíbles consejos. Verás que, si incluyes esta práctica durante el sexo en pareja, podrás crear un ambiente mágico e inigualable en el que ambos os sentiréis complacidos.

Deja una respuesta